#PaseandoDesdeCasa Lecumberri: El Archivo Inolvidable de la Nación

#PaseandoDesdeCasa Lecumberri: El Archivo Inolvidable de la Nación

Un monumento que no olvido su pasado pero ayuda a todo aquel que vela por un futuro mejor a través de sus historias infinitas

Director: Arturo Ripstein

Guionistas: Miguel Necoechea, José Emilio Pacheco, Tomás Pérez Turrent, Arturo Ripstein

Duración: 110 minutos

Año: 1977

Visita imprescindible de muchas caravanas de estudiantes en la Ciudad de México, el actual Archivo General de la Nación se erige al oriente de la metrópoli entre millones de habitantes que en sus vidas cotidianas rehuyen a la historia de México escrita en documentos infinitos y paredes de un palacio imponente donde hace ya más de 40 años Arturo Ripstein documentaría los últimos días de prisión más temida del país por más de 7 décadas.

Tras la construcción de nuevos reclusorios como parte de la reforma del sistema carcelario emprendida por el gobierno del presidente Luis Echeverría Álvarez (1970-1976), la vieja cárcel de Lecumberri, construida a principios del siglo XX, iba a ser desalojada para luego convertirse en el Archivo General de la Nación. Este documental registra la vida cotidiana en la cárcel poco antes de su clausura.

Viejo conocido, pero poco visitado, de la CDMX, el palacio de Lecumberri en la alcaldía Venustiano Carranza es hoy en día ” la casa de la memoria histórica de México”, un lugar portentoso donde la serenidad cobija principalmente a curiosos y estudiantes que hojean sus archivos, alumnos que acuden en grupos a realizar visitas guíadas por personal de gran conocimiento y pasión por su trabajo.

Pero a través de su historia surgió en primera instancia como una promesa de ser uno de los centros penitenciarios más modernos que al paso de los años, y no tantos, se degeneró a un sitio de vilezas, castigos inhumanos y albergue de presos incómodos, que justamente terminó finalmente por ser parte de un simbolismo de temas políticos y figuras revolucionarias como José Emilio Pacheco, que justamente une su talento al de Ripstein. Turrent y Necoechea no para intentar condensar una historia compleja y larga del lugar, sino para enmarcar el día a día del último aliento de la prisión.

En una visita por varios de sus 13 divisiones o “dormitorios”, podemos apreciar el cambio de ámbiente entre los pabellones de presos de primer ingreso, de reincidentes, de extranjeros, delitos contra la salud y -no oficialmente denominados así- presos políticos. Y, sin embargo, la átmosfera lúgubre, los muros rayados por mensajes de esperanza, el intento de decoraciones imitando al mundo externo, la falta de humanidad y el escaso esfuerzo por una verdadera rehabilitación se mantiene constante.

Acompañado por relatos de castigos inauditos y su aplicación arbitraria e ilegal (incluyendo “el apando”, famoso sitio donde el calor sofocante, la oscuridad y la suciedad rompía toda moral), Lecumberri se hallaba en el imaginario popular de un sitio terrorífico al que se entraba sin tener idea de cuándo y cómo se saldría. Si se salía…

Hoy en día es una edificación atemporal a pocos metros de la conocida TAPO a las afueras de metro San Lázaro en espera de personas que entren dispuestas a apreciar la historia de México a través de cada uno de sus sentidos, de su archivo, de sus ladrillos, de sus ventanas y construcciones adaptadas que aun hacen notar su pasado carcelario.

Pero no se dejen engañar porque incluso con su ambiente opresor, sus jardines verdes, sus pasillos coloridos, sus joyas documentales y el agradable personal lo convierten en un monumento que no olvida su pasado pero que lucha por un ser un oasis para un futuro mejor arropando siglos y siglos de historia en su interior para todos los que, como él, empleen los errores del ayer en la construcción de un mañana mejor.

Arturo Ripstein

¿Quieres ver el documental?

https://www.filminlatino.mx/pelicula/lecumberri-el-palacio-negro