Reseña: Ema

Reseña: Ema

Rompecabezas musical y sexual ingenioso pero rebuscado y poco ortodoxo de personaje al que terminamos sin conocer realmente

Director: Pablo Larrain

Protagonistas: Mariana Di Girolamo, Gael García Bernal

Género: Drama, música

Duración: 107 min

Estreno: 13 de marzo de 2020

A 3 años de dirigir la aclamada “Jakie” con Natalie Portman, el chileno Pablo Larrain vuelve a la silla de director ya trabajar por segunda vez a lado de Gael García Bernal, en una historia poco ortodoxa de frenesí mental y sexual con Mariana Di Girolamo guiando una trama visualmente sólida pero cuya narrativa por momentos parece languidecer y que en otros instantes nos remite a “Historia de un matrimonio” pero con algunas notas disonantes.

Después de un grave incidente que cambia su vida familiar y su matrimonio con un coreógrafo, Ema, una bailarina de reggaeton, se embarca en una cruzada de liberación personal que convierte su vida en un drama incendiario sobre el arte, el deseo y la familia.

El desenfreno y la confusión es la carta de presentación de esta cinta que comienza con largas charlas de explicaciones inconexas que comienzan a hilar un misterio con un rumbo poco definido y con realmente pocas expresiones de sus protagonistas, algo que se mantiene constante casi hasta los últimos instantes de la cinta.

Larrain maneja las piezas de su rompecabezas mostrando elementos necesarios pero que por varios minutos no sabes qué hacer con ellos hasta que van coincidiendo algunas de ellas. Claro, es una forma original y realmente dan misticismo a lo que ocurre, pero también puede llegar a ser abrumador y hasta parece por momentos injustificado. A más de que algunos hechos parecen exagerados o simplemente son parte, pero no contribuyen en mucho al desarrollo.

Es la última hora de la cinta que cada parte va construyendo la personalidad completa de la protagonista, pero más bien un cuadro de ella en un instante actual de su vida. El trasfondo de la propia Ema y su esposo en realidad es poco profundo y no terminamos por conocer verdaderamente a los personajes, sus motivaciones. Comprendemos la historia pero no a ellos como personas.

Y si de extrañezas hablamos sí, el reguetón es un elemento presente e importante, como parte del telón, y como análisis de sus virtudes y debilidades. “Ema” es una cinta que por originalidad no falla, pero cuya peculiaridad luce no tan fácil de asimilar y es hasta su último minuto que revela su propia identidad que, quizás, podría ser algo tarde para algunos, satisfactorio para otros.