Reseña: Jojo Rabbit

Reseña: Jojo Rabbit

Sátira profunda que consigue retratar una nueva perspectiva de la guerra a través de la inocencia infantil.

Director: Taika Waititi

Protagonistas: Roman Griffin Davis, Thomasin McKenzie, Scarlett Johansson

Género: Comedia, drama, guerra

País: Estados Unidos

Duración: 108 min

Estreno: 24 de enero 2020

Con una propuesta original y controversial nominada a 6 Oscar (incluyendo Mejor película), Taika Waititi trae de vuelta su humor más ácido plasmando sobre la inocencia de un niño la demagogía de unos de los más oscuros personajes de la historia, Hitler, regalándonos una sátira que en realidad se torna en una perspectiva nueva y cruda de la Segunda Guerra Mundial que a la vez sorprende, entretiene pero también hace reflexionar.

Jojo Rabbit, una sátira de la Segunda Guerra Mundial, en la que un solitario niño alemán (Roman Griffin Davis), cuya visión del mundo se pone de cabeza cuando descubre que su madre soltera (Scarlett Johansson) está escondiendo a una joven (Thomasin McKenzie) en su ático. Ayudado sólo por su idiota amigo imaginario, Adolf Hitler (Taika Waititi), Jojo deberá confrontar su nacionalismo que lo tiene cegado.

Basado en el libro “Caging Skies” de Christine Leunens, la trama toca terrenos pantanosos y violentos pero bajo una perspectiva inocente del pequeño Jojo consiguiendo una comedia de situaciones con un trasfondo perturbador que sirve como una lección de vida para un personaje que va de una creencia ciega de un mundo ideal en blanco y negro a descubrir un mundo real a color, lleno de matices, donde su visión del día a día cambia por completo.

Por supuesto, el mérito de una historia así también recae en las interpretaciones y cada uno de los protagonistas cumple su rol de una manera convincente, haciendo gran mención a los papeles encarnados por los niños que ponen sobre la mesa frescura y pureza pero sin caer en clichés y aportando desarrollo y profundidad a a sus papeles.

Sobresaliente también es la caracterización de Scarlett Johansson, quien con un papel discreto amplia su rango histriónico dando vida a una madre cariñosa que intenta equilibrar la forma de pensar de su hijo y la vida tan contraria que lleva a su ideología, protegiéndolo incluso sobre su propia lucha en contra de la guerra, una relación que recuerda en su forma de ser amorosa en medio de la violencia, con su distancia, a la vista en “La vida es bella“.

También es de mencionar el trabajo realizado para la ambientación de época, tanto en los paisajes como en el vestuario de cada personaje. “Jojo Rabbit” es un festival de color que ameniza el conflicto sombrío que los personajes atraviesan. Las calles se ven decoradas por iluminadas casas y detalles en carteles, propaganda, autos y gente que llena de vestimentas heterogéneas y características que tienen su punto más alto en las combinaciones alegres de la madre, en el extrovertido traje militar del capitán, y sobre todo en el paso de la ropa militar gris de Jojo a una más casual mientras va perdiendo su antigua vida.

Jojo Rabbit” justifica su entrada entre lo mejor del cine para la Academia, aunque por su temática controvertida y el poco aprecio para la comedia la vuelven un candidato débil ante otras propuestas más “seras” del año. Pero en realidad hay mucho de serio en su comedia y es una cinta que hay que disfrutar pero que también invita a ver una segunda vez para analizar lo que nos quiere decir.