Reseña: La Maldición Renace

Reseña: La Maldición Renace

Sí, la maldición de una historia incoherente, sin propuesta y dependiente de jumpscares renació

Título Original: The Grudge

Director: Nicolas Pesce

Protagonistas: Tara Westwood, Andrea Riseborough, David Lawrence Brown, Demián Bichir

Género: Terror, misterio

Duración: 94 minutos

Fecha de estreno: 14 de febrero de 2020

Siendo su tercer cinta y todas ellas de terror, el director Nicolas Pesce quizás expone su novatez al presentar una cinta que intenta hilar una historia con muchos diálogos pero poca acción y que constantemente se deja llevar por jumpscares y una coherencia prácticamente nula, captando la esencia de un clásico que no por ser clásico tenía grandes fortalezas.

Después de que una joven madre asesina a su familia en su propia casa, una madre soltera y un detective intentan investigar y resolver el caso. Más tarde, descubren que la casa está maldita por un fantasma vengativo que condena a quienes entran con una muerte violenta.

Yo no lo sabía, o no lo recordaba, y tardé en darme cuenta. Nuestro Demián Bichir se presenta como uno de los protagonistas de la secuela de “La Maldición” del 2004. Y tardé en reconocerlo porque ese es una de las características de esta cinta, un aletargamiento que comienza con una historia que luce prometedora al hacer uso de varios protagonistas, varios puntos en el tiempo y varias locaciones, ero que termina por abusar de explicaciones cuando no se requieren y omitir el otro 90% de la cinta que simplemente no obedece ninguna lógica.

Pero es que para ser una cinta de terror uno se muestra esperanzado en una película que,debido a la trama que propone, parece querer intentar crear un terror psicológico. Pero queda solo en eso, en un intento. Parece que ella misma se percata de su intento fallido y cada tanto intenta despertar al espectador con un jumpscare previsible que justifique su género y, más importante aun, su título. Porque sí, la entidad maligna es “la maldición” pero bien pudo ser “la monja”, “el jinete sin cabeza” o “gasparín”.

Y hablando de cosas previsibles: Lin Shaye. Actriz de personajes psicologicamente afectados y terroríficos en varias cintas de terror de las que se destaca la franquicia de “La noche del demonio”, su presencia aquí aporta exactamente el mismo papel, efectivo sí, pero que se suma al resto de una cinta que no quiere arriesgarse a mucho, que ocupa todos los clichés bajos a su alcance: la fotografía lúgubre, los sonidos de pasos acercarse, las decisiones absurdas de sus personajes, los sustos de pastelazo y sangre y tripas para tener una clasificación R tal vez con fines comerciales.

La Maldición renace” toca un clásico y lo “reinventa”, recordándonos que un clásico no implica que asunción de calidad ni “reinventar” es sinónimo de originalidad. Es una cinta más para aumentar el ya sobresaturado mundo de historias de terror olvidables que muchas veces impactan en la concepción general de un género subestimado ya de por sí.