Reseña: Los Miserables

Reseña: Los Miserables

Un retrato de la cruda sociedad moderna y sus dilemas morales y de justicia que es reflejo de los sentimientos plasmados en el clásico de Victor Hugo

Título Original: Les Miserables

Director: Ladj Ly

Protagonistas: Damien Bonnard, Alexis Manenti, Djebril Zonga

Género: Crimen, drama, trhiller

País: Francia

Duración: 104 mins

Estreno: 07 de febrero del 2020

Tras presentar con éxito un cortometraje en 2017, el director y escritor Ladj Ly regresa a reconstruir en un largometraje su historia homónima a la novela de Victor Hugo y de la que toma precisamente su esencia para dar un retrato crudo y contemporáneo de la dualidad entre moralidad/inmoralidad, justicia/injusticia y pobreza/riqueza, logrando un gran impacto al espectador, incluso sopesando algunos aspectos no tan pulidos de su guion.

Nominada a mejor pelicula extranjera por los Golden Globes Awards, esta controversial y realista pelicula narra la vida de Stéphane, que se unió a las brigadas anticriminales de Montfermei donde conoce a Chris y Gwada. Ambos le muestran las enormes tensiones que existen entre los distintos grupos organizados de migrantes, enseñando la otra realidad en París donde nadie podría tener la razón.

Con personajes que desfilan en desarrollos por momentos inverosímiles, “Les miserables” compensa sus debilidades a la hora de exagerar algunos detalles no tan significantes con actuaciones naturales y diálogos que parecen fluir improvisados, reales, que generan en el espectador una sensación inmersiva de estar observando la historia desde alguna ventana cercana, con la intriga de saber que pasará, de seguir a los protagonistas.

Y eso es curioso porque un lado nos encontramos en un mundo en el que prefeririamos no estar presentes, pero por otro aceptamos que un lugar tan turbio y agitado por la injusticia y violencia es plausible y queremos saber más, queremos conocer el sufrimiento de sus integrantes y queremos que se rebelen, queremos que los malos caigan… pero a la vez entramos en la vida de los rufianes y los notamos humanos, y miramos a los atormentamos y los vemos sedientos de deseos extremistas, y de alguna manera justificamos y despreciamos un poco ambas posturas.

“Les miserables” juega con los claroscuros de sus participantes y sus dilemas internos, de cómo a veces lo que pensamos no se correlaciona con nuestras acciones. Muestra un Paris alejado de la gloria que le conocemos y refleja una lucha de clases en la que incluso sus bandos están divididos. Refleja el lado humano de lo incierto y de lo confuso, de lo difícil que es trazar lineas que definan a una persona.

Y como producción cinematográfica lo hace a un ritmo frenético que te mantiene atento y al filo del asiento, con pequeños cortes de ritmo, casi toda la cinta se mantiene yendo y viniendo, agobiando. Como debería hacerlo un thriller.

Nominada al premio de la Academia por mejor película extranjera sin duda da méritos para ser reconocida por trabajo para darle voz a una historia tan presente en muchos sitios actualmente, si bien como producto cinematográfico adolece, como menciona antes, de algunas tramas paralelas que no aportan mucho o acciones que por momentos se alejan de la lógica natural o suceden más que nada artificialmente para hilar la narración que se trata de crear.